Yo de mayor quiero ser como tu


Los abuelos son unas personas de las que uno puede sentirse orgulloso, tanto por sus historias, como por su carencia del sentido del ridiculo, y la nula capacidad para darse cuenta de que lo estan haciendo.
Ayer, cuando llegaba al trabajo, en la estacion de tren de fuelnlabrada, había dos abuelos, frente al ya imprecisdible puesto de la once, si, los de los BOLETOS.
Cuando pase por delante, escuche a la abuela, que le decia a la pobre invidente que atendia dentro: “Deme dos billetes para Madrid.” Ante tal pregunta, me quede a escuchar. Cuando la mujer del puesto le dice; “No señora, aqui solo vendemos boletos”, y la abuela la responde; “Pues eso quiero, dos boletos para madrid”.
En fin, si es que los abuelos son de lo que no hay, no pude escuchar mas, porque ya llegaba un poco justo, y ademas, no podia quedarme alli con la oreja puesta, que el abuelo me miraba con cara de pocos amigos.
Lo dicho, de mayor yo quiero ser como ellos, con una vida tan despreocupada, que no se enteran de nada, y es que desde que los kioscos nuevos de la once, son rojos, no hay quien se aclare, ¿ verdad abuela ?


Los abuelos son unas personas de las que uno puede sentirse orgulloso, tanto por sus historias, como por su carencia del sentido del ridiculo, y la nula capacidad para darse cuenta de que lo estan haciendo.
Ayer, cuando llegaba al trabajo, en la estacion de tren de fuelnlabrada, había dos abuelos, frente al ya imprecisdible puesto de la once, si, los de los BOLETOS.
Cuando pase por delante, escuche a la abuela, que le decia a la pobre invidente que atendia dentro: “Deme dos billetes para Madrid.” Ante tal pregunta, me quede a escuchar. Cuando la mujer del puesto le dice; “No señora, aqui solo vendemos boletos”, y la abuela la responde; “Pues eso quiero, dos boletos para madrid”.
En fin, si es que los abuelos son de lo que no hay, no pude escuchar mas, porque ya llegaba un poco justo, y ademas, no podia quedarme alli con la oreja puesta, que el abuelo me miraba con cara de pocos amigos.
Lo dicho, de mayor yo quiero ser como ellos, con una vida tan despreocupada, que no se enteran de nada, y es que desde que los kioscos nuevos de la once, son rojos, no hay quien se aclare, ¿ verdad abuela ?



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *